Aire acondicionado inverter: tu manera de ahorrar luz



Durante los meses de verano, una de las principales preocupaciones de las familias es la de ahorrar luz con el uso del aire acondicionado. Es importante adquirir unos buenos hábitos, como el de limpiar los filtros periódicamente o el de programar una temperatura de entre 24 y 26 grados. Además, es muy recomendable instalar un aire acondicionado inverter.

Se trata de la tecnología más avanzada que existe en la actualidad. Mediante el sistema inverter se regula la frecuencia del ciclo eléctrico del compresor situado en el motor del equipo de aire acondicionado, de manera que regula la potencia, la velocidad en función de la temperatura de la habitación, evitando las continuas paradas y arranques del sistema que multiplican el consumo.

La principal razón por la que cada vez más personas están instalando equipos de aire acondicionado con tecnología inverter tiene que ver precisamente con el ahorro de energía. Como el compresor trabaja continuamente con la tecnología inverter, se puede conseguir un ahorro de hasta el 50% de energía con respecto a equipos tradicionales.

¿Qué es la tecnología inverter?

La tecnología inverter regula la velocidad del compresor, de tal forma que, en lugar de arrancar y parar continuamente para conseguir la temperatura deseada, el inverter del compresor gira de manera continua. De esta manera, la temperatura de la habitación se mantiene constante.

Es por lo tanto un sistema muy eficaz para evitar un derroche innecesario de energía. Sin utilizar esta tecnología, la habitación se refresca en exceso una vez se pone en funcionamiento el aire acondicionado. Por el contrario, el sistema inverter mantiene una temperatura constante y agradable y consume mucho menos.

¿Cuáles son las ventajas del aire acondicionado inverter?

Aunque el aire acondicionado inverter tiene un precio de venta más elevado que los equipos convencionales, merece mucho la pena por el ahorro de energía que supone a largo plazo, de hasta el 50%.

Este tipo de equipos ofrecen una mayor eficiencia energética gracias al mejor rendimiento debido a su modo de funcionamiento continuo. En lo que respecta al confort térmico, como funcionan con una temperatura estable, no se producen cambios bruscos en la sensación térmica.

Uno de los principales factores a tener en cuenta durante el proceso de decisión de compra de un equipo de aire acondicionado es el ruido. Los equipos con tecnología inverter son muy silenciosos porque el compresor funciona a velocidades bajas.

A todo esto, hay que sumar que tienen una vida útil más larga por su modo de funcionamiento.

¿Cómo utilizar el aire acondicionado en verano?

Uno de los errores más comunes en el uso del aire acondicionado en verano es el de programar una temperatura muy baja. Lo aconsejable es que la diferencia entre la temperatura externa e interna nunca sea superior a los 12 grados.

Además de un buen uso del equipo de aire acondicionado inverter, es importante tener en cuenta otros hábitos para luchar contra el calor. Uno de los más importantes es ventilar las habitaciones a primera hora de la mañana, cuando la temperatura es más fresca.

En las horas centrales, los toldos, las pérgolas y las persianas son grandes aliados para que la temperatura en el interior de la vivienda no aumente exponencialmente. Hay determinados electrodomésticos que generan mucho calor, como el horno. Si es inevitable utilizarlos durante el día, es mejor hacerlo con la puerta cerrada y con algo de ventilación.

Y, por último, cabe señalar que el aislamiento térmico de muros y techos supone un ahorro energético de hasta el 30% en los meses de más calor.






Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: