Cómo afecta el cambio de hora al consumo de luz



En España el cambio de hora se produce dos veces al año, en marzo y en octubre, para entrar en el horario de verano y de invierno, respectivamente. Según datos ofrecidos por el  el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía (IDAE), gracias al cambio de hora se puede ahorrar un 5% de energía, lo que representa un ahorro significativo en la factura de la luz.

El cálculo realizado desde IDAE refleja que el ahorro es de 6 euros anuales. Aunque visto así pueda parecer una cantidad insignificante, si se multiplican los 6 euros anuales por los 24 millones de hogares que hay en España, el ahorro es de 144 millones de euros al año en España.

Historia

El primer cambio de hora a nivel global tuvo lugar a finales del siglo XVIII, cuando Benjamin Franklin observó que a las 06:00 horas ya había amanecido, así que envió una carta al diario ‘The Journal’ de París solicitando que se adelantara una hora el reloj.

El primer cambio de hora oficial se aprobó en Estados Unidos en el año 1916. En España, hasta el 1 de enero de 1901 se utilizaba el horario solar, de manera que cada provincia establecía su propio cambio de hora según le convenía. Sin embargo, las medidas propuestas en otros países hicieron que España aprobara por mandato oficial el cambio de hora de verano el 15 de abril de 1918.

Más adelante, en 1940, Francisco Franco decidió ajustar el horario de España con el de Alemania. Sin embargo, no fue hasta 1973 cuando el cambio de hora se hizo oficial como consecuencia de la crisis energética derivada del aumento de los precios del petróleo.

En 2019 la Comisión Europea aprobó la supresión del cambio de hora. No obstante, a día de hoy los países miembros de la UE no han llegado a un acuerdo sobre si desean quedarse con el horario de verano o con el horario de invierno.

Según el calendario publicado en el BOE por el Ministerio de Presidencia, queda fijado el comienzo y el final del horario de verano desde 2002 hasta 2026. En un principio, el cambio de hora se aprobó con el objetivo del ahorro energético, pero la realidad actual es muy diferente a la de entonces, según explican fuentes del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

Consejos para ahorrar en electricidad

Por último, resulta de especial interés conocer una serie de consejos básicos para ahorrar energía y electricidad.

Una de las principales medidas que todos los hogares deberían tomar es la instalación de bombillas LED de bajo consumo. Suponen hasta un 80% de ahorro energético, emiten menos calor y duran mucho más tiempo, así que todos son ventajas. Conviene tener lámparas con luces indirectas en las habitaciones para realizar determinadas actividades focalizadas, como coser o leer.

El aislamiento es clave para reducir el uso de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano. Las ventanas de PVC con doble acristalamiento y cámara de aire en su interior son las que mayor confort térmico aportan.

Aunque el precio de los electrodomésticos eficientes de bajo consumo es más alto, son una gran inversión a medio plazo por el ahorro energético que suponen. Muchos de estos electrodomésticos, como lavadoras y lavavajillas, cuentan con programas ecológicos.

Hay que tener cuidado con el stand by de los aparatos electrónicos, como ordenadores y televisores, porque a lo largo del año consume casi lo mismo que el aire acondicionado en verano.






Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: