¿Cuánto consume un horno? Mitos y consejos



Con la llegada de la nueva factura de la luz han vuelto al debate público algunos asuntos que preocupan a las familias. ¿Es mejor la factura con discriminación horaria? ¿Cuánto gasta el aire acondicionado? ¿Cuánto consume un horno a pleno rendimiento?

 

 

De todas estas cuestiones, quizá la más importante es la relativa al consumo del horno eléctrico. Este electrodoméstico es indispensable para el día a día de las familias y las estadísticas dicen que, de media, en cada hogar se enciende el horno un par de veces por semana.

Teniendo en cuenta esto y las exigencias de consumo de estos aparatos, conviene conocer el mejor modo de uso, cómo optimizarlo para reducir el gasto y dejar pasar algunos mitos habitualmente relacionados con este instrumento tan útil en la cocina.

 

¿Es muy alto el consumo de un horno eléctrico?

Suele comentarse que, de todos los electrodomésticos del hogar, el horno, junto con el frigorífico, es uno de los más exigentes en cuanto a gasto. ¿Cuánto hay de verdad en ello?

Va a depender, principalmente, del uso que se le dé y del modelo. No obstante, sí es posible afirmar que es uno de los aparatos que más luz gastan de los que se usan de forma cotidiana en los hogares.

De media, un horno a 180 grados consume aproximadamente 0,85 kW horas. Para saber lo que esto significa en la factura desde el punto de vista económico basta multiplicar el precio del kilovatio que aparece en la factura por 0,85, si el horno solo ha estado encendido una hora.

Se puede comprobar como, aunque evidentemente el gasto será mayor que encender la tostadora, por poner un ejemplo, tampoco se trata de algo desorbitado.

 

Mitos sobre el consumo

Algunos mitos rodean el uso del horno y lo que este supone para el bolsillo. El principal, el ya señalado de que es un aparato que repercute muy negativamente en la factura. Es tal el miedo que hay al uso del horno que muchas personas destierran la posibilidad de trabajar con este aparato, perdiendo así un abanico impresionante de recetas y postres.

Evidentemente, tampoco hay que ir al extremo contrario: encender el horno para calentar pan o mantenerlo un día entero a pleno rendimiento sí que son usos poco responsables de este electrodoméstico y hábitos que acabarán por suponer un buen 'bocado' a los ingresos mensuales.

 

¿Existen hornos de bajo consumo?

Más allá de que un uso responsable ya supone un gasto mínimo en cuanto a los hornos, siempre se puede comprar un horno de bajo consumo.

La técnica ha evolucionado mucho en ese sentido y la mayoría de marcas cuenta con aparatos en su catálogo calificados con la A+++ de eficiencia energética. Esto indica que son electrodomésticos que consumen hasta un 60 % menos que otros, de modo que adquiriendo un horno con esa calificación se estará comprando un horno de bajo consumo para el uso cotidiano.

 

¿A qué hora sale más barato?

Algo más se puede hacer para reducir la factura de la luz: aprovechar las horas valle para hacer funcionar los aparatos más exigentes. La actual tarificación impone horas valle desde las 12 de la noche hasta las 8 de la mañana y fines de semana y festivos durante sus 24 horas.

De este modo, se puede trabajar con precisión y preparar el horno para cocinar el bizcocho o el asado de pollo justo en fin de semana o a primera hora de la mañana. Así, el gasto será mínimo y no habrá que andar preguntándose cuánto consume un horno para no llevarse desagradables sorpresas en la factura.



Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: