¿Cómo dar de alta la luz?



Dar de alta la luz es un proceso muy ágil y sencillo que todos los usuarios deben llevar a cabo para tener electricidad en su vivienda o en su local. Ahora bien, hay un plazo y un coste determinados que es importante conocer desde el primer momento. Hasta hace relativamente poco dar de alta la luz sólo podía hacerse de forma presencial, pero a día de hoy también se puede realizar por teléfono o por Internet.

 

 

Alta de luz en una vivienda nueva

Si se trata de una vivienda, el cliente debe seguir una serie de pasos para tener suministro eléctrico. Lo primero es comprobar si el inmueble cuenta con instalación eléctrica. De lo contrario, hay que ponerse en contacto con la empresa que distribuye la luz en la zona.

Si tiene instalación eléctrica, el siguiente paso es solicitar el boletín eléctrico, un documento emitido por el instalador y que detalla toda la información relativa a la instalación eléctrica. Una vez emitido el boletín eléctrico, el cliente ya puede contactar con la comercializadora para dar de alta la luz.

La documentación que se necesita para dar de alta la luz es: datos personales del titular del contrato, código universal del punto de suministro (CUPS), potencia eléctrica, certificado de instalación eléctrica, dirección postal y datos bancarios.

A la hora de dar de alta la luz, hay dos aspectos fundamentales a considerar: la potencia contratada y la tarifa eléctrica.

Potencia

La potencia influye de forma directa en el importe de la factura, de ahí que sea tan importante calcular el término de potencia de una vivienda. Para realizar la estimación se tienen en cuenta aspectos como el número de electrodomésticos que se van a utilizar, cuántas personas viven en la casa… Por poner un sencillo ejemplo, no tiene nada que ver la potencia que necesita un apartamento en el que reside una pareja que la que requiere una casa en la que vive un matrimonio con tres hijos.

El objetivo de calcular qué potencia eléctrica contratar es evitar que salten los plomos por exceso de consumo (menos potencia contratada de la necesaria) y evitar pagar de más en la factura de la luz (más potencia contratada de la necesaria).

En líneas generales, para una vivienda de 60 metros cuadrados con equipamiento medio se recomienda contratar 3,45 kW de potencia, y para una de más de 140 metros con equipamiento medio lo más aconsejable son 6,9 kW de potencia.

Tarifa eléctrica

En cuanto a la tarifa eléctrica, en el momento de contratarla hay que valorar diferentes aspectos como el número de personas que viven en la casa o en qué momento del día se hace uso de los electrodomésticos.

Hay tarifas con precio estable, en las que el precio de la luz es el mismo durante las 24 horas del día. Las más populares en la actualidad son las tarifas con discriminación horaria, en las que se establecen dos precios de la luz diferentes en función del horario. Estas últimas son las mejores para quienes hagan la mayor parte de su consumo por la noche o a primera hora de la mañana.

 

¿Cuánto vale dar de alta la luz?

El precio de alta de la luz se divide en tres partes reguladas por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Por lo tanto, cada cliente paga una determinada cantidad en base a:

  1. Potencia eléctrica contratada.
  2. Si existía suministro eléctrico, potencia eléctrica anterior.
  3. Tiempo que ha estado desconectado el suministro.

Tramitar un alta de luz es un proceso muy rápido, que se realiza en un plazo de entre cinco y siete días hábiles desde que la distribuidora da el visto bueno.




Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: