Cómo ser eficientes y consumir menos luz cuando cocinamos



¿Quieres ser más eficiente y pagar menos en la factura de la luz cuando cocinas? A continuación, hemos seleccionado algunos consejos que puedes poner en práctica.

 

 

Consejos para un ahorro energético eficiente en la cocina

Temperatura del frigorífico

El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume no sólo de la cocina, sino de toda la casa. Por lo tanto, para que no se dispare la factura de la luz es importante hacer un uso eficiente del mismo. La temperatura siempre debe estar entre tres y cinco grados para que los alimentos se conserven en perfecto estado. En cuanto al congelador, la temperatura ideal es entre menos 18 y menos 15 grados.

Uno de los principales consejos para evitar pérdidas de temperatura en la nevera es el de no abrir y cerrar la puerta continuamente. Piensa primero lo que vas a coger y, una vez lo tengas decidido, abre el frigorífico. De lo contrario, sólo estarás haciendo que el frío se escape y luego, para recuperar la temperatura, tendrá que hacer uso de energía extra.

Hay algo muy importante que debes saber sobre el uso de este electrodoméstico, y es que no debes meter la comida caliente en él. Espera a que esté a temperatura ambiente para no aumentar el gasto energético.

Uso adecuado del horno

¿Sabes que cada vez que abres el horno cuando está en funcionamiento se pierde alrededor del 20% de la energía generada? Teniendo esto en cuenta, evita en la medida de lo posible hacer esto. Puedes mirar a través del cristal y utilizar la luz interior para ver cómo va el horneado.

Después de la nevera, es el horno el electrodoméstico que más energía consume. Lo ideal es que lo aproveches al máximo, cocinando varias cosas al mismo tiempo. Un buen truco para ahorrar es el de apagar el horno 10 minutos antes. No te preocupes porque la comida se terminará de cocinar con el calor residual.

Bombillas LED

Más allá de un uso eficiente de los electrodomésticos, es 100% recomendable que cambies las bombillas tradicionales de la cocina por unas LED. Consumen hasta un 90% menos de energía que las halógenas y, además, duran más. Las bombillas LED tienen una vida útil de hasta 15.000 horas, mientras que la de las halógenas es de apenas 2.000. A todo esto hay que sumar que las LED no se calientan.

Tamaño del fuego

Actualmente todas las placas de inducción o de vitrocerámica ofrecen varios tamaños en función de la cacerola o sartén. Escoge siempre un recipiente un poco más grande que el fuego para no perder parte de la energía. Hay quienes creen que si el tamaño del fuego es más grande que el del recipiente se cocinará más rápido, pero no es cierto.

Además, para evitar pérdidas de calor al cocinar, es conveniente que tapes las cazuelas. De esta manera tarda mucho menos tiempo en romper a hervir y la comida se cocinará antes.

Electrodomésticos eficientes

Aunque los electrodomésticos eficientes tienen un precio de venta más alto, merecen mucho la pena ya que se amortizan en apenas unos meses por el gran ahorro energético que ofrecen. Van a desaparecer las clases A+++, A++ y A+, y todas pasarán a ser A para hacer el proceso de decisión de compra mucho más sencillo.

Lavadora inteligente

Y, por último, queremos recomendarte el uso de una lavadora inteligente. Son modelos de última generación que detectan el nivel de suciedad de las prendas y dosifican el detergente y el suavizante de forma automática. Además, pueden detectar el color y el tejido de las prendas, e incluso tienen conexión a internet. Consiguen todo esto a través de unos sensores que recopilan toda la información.




Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: