¿Cuál es la potencia adecuada para un piso?



Seguro que alguna vez te has preguntado cuál es la potencia ideal para tu casa o tu piso. Para determinarla hemos de evaluar diversos condicionantes que afectan al consumo final. Y es que hay que tener en cuenta que cada familia es un mundo y tiene patrones de consumo diferentes. Hay familias que apenas residen en el piso durante el día y otras que están todo el día en casa haciendo vida normal, otras que pueden utilizar electrodomésticos y aparatos electrónicos durante la noche, etc. 

También debemos poner la lupa en los picos de consumo. ¿Pueden coincidir varias personas a la vez utilizando aparatos eléctricos o, por el contrario, vivimos solos y no existe ese riesgo?

En cualquier caso, si analizamos el tamaño medio de las casas en España, que se sitúa entre los 103 y los 147 metros cuadrados (siendo más pequeños en grandes capitales), podemos dirimir que la potencia contratada normalizada se sitúa entre los 3,45kW y los 5kW de potencia. 

Cuanto más grande sea una vivienda, a la que se le presupone un mayor consumo medio, mayor potencia vamos a tener que contratar. Si esta supera los 150 metros cuadrados, lo ideal es subir a más de 5kW la potencia contratada, llegando hasta los 7-8kW.

Observemos también los aparatos electrónicos que utilizamos. En la actualidad, con el auge del teletrabajo, muchas familias permanecen en casa durante toda la jornada laboral. Utilizan a la vez ordenadores, aires acondicionados, lavadoras, etc. A este tipo de hogares les conviene elevar la potencia contratada. ¿Cómo podemos calcularla? Es muy fácil, los nuevos contadores de luz digitales que se han implantado por ley recogen el consumo eléctrico a lo largo del día. Podemos estudiar estos datos, analizarlos y observar la curva de carga para dirimir cuáles son nuestros picos de consumo y a qué hora. 

Si los datos nos dicen que nunca hemos llegado al tope de la potencia contratada, entonces podemos plantearnos bajarla y ahorrarnos unos euros que, al final de mes nos van a venir muy bien. Sin embargo, si este tope ha sido rebasado varias veces provocando que salten los automáticos, quizás sea hora de reajustar nuestra potencia y aumentarla sin más dilación. El quid de la cuestión no es tenerla muy alta o muy baja, sino llevar un consumo energético responsable y equilibrado. 

Un piso pequeño o mediano, de 60 a 80 metros cuadrados, suele contratar una potencia, como dijimos antes, entre 3,45 kW y los 5kW, siendo las secadoras, lavadoras y el horno los electrodomésticos que más consume. Por ejemplo, la secadora puede consumir hasta 5.000 W en un solo uso.

Una buena opción para ahorrar en electricidad es consumir en las denominadas "horas valle", que son el periodo horario en el cual el consumo es más barato. La mayoría de compañías eléctricas sitúan esta discriminación horaria por la noche, de 23:00 a 12:00 horas. Para tener derecho a este modelo de consumo hemos de concretarlo en el contrato con nuestra compañía eléctrica habitual; el llamado PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor).

Siempre debes tener en cuenta que el diferencial salta cuando se tienen conectados varios aparatos eléctricos simultáneamente. Por lo tanto, lo aconsejable es planificar nuestro consumo, intentando medir que estos aparatos coincidan enchufados en el tiempo. Podemos pedir asesoramiento a un profesional del sector de la energía, todos los consejos son pocos. 

Lo importante, en cualquier caso, es establecer mecanismos para un correcto uso de la electricidad. Los expertos en consumo energético aseguran que unas pautas establecidas que incorporamos a nuestra rutina diaria pueden suponer un ahorro de unos 60-100 euros anuales. Y ya no se reduce a un tema económico, también estaremos poniendo nuestro granito de arena en la preservación del planeta. Hoy día debemos dar pasos adelante contra el calentamiento global.






Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: