¿Puede afectar la humedad a tu instalación eléctrica?



Las humedades son un problema frecuente en las viviendas. Son relativamente fáciles de identificar ya que se ve moho y manchas negras en las paredes. Lo que muchas personas desconocen es que las humedades pueden afectar a la instalación eléctrica, y esto es lo que hay que evitar, sobre todo de cara a los meses de invierno. No hay que olvidar que el agua es uno de los mejores conductores de electricidad, de forma que una humedad en el baño puede acabar afectando a todo el cableado de la casa.

¿Cuál es el nivel óptimo de humedad ambiental en una vivienda? Según indican los expertos, entre el 40% y el 50%. Si está por encima de estos valores es muy probable que aparezcan humedades o moho por la condensación. La humedad también conlleva un mayor gasto en la factura eléctrica ya que cuanto más alto sea el nivel de humedad, más complicado es enfriar o calentar la casa. Por lo tanto, se dispara el consumo de aire acondicionado en verano y de calefacción en invierno.

¿Qué tipo de humedades existen?

Lo primero a tener en cuenta es los diferentes tipos de humedades que existen y la razón por la que aparecen.

  1. Filtración exterior: estas humedades suelen aparecer en zonas lluviosas, en las que las precipitaciones son frecuentes. En la gran mayoría de casos están provocadas por deficiencias en el aislamiento de la vivienda, generalmente en las paredes o en el tejado. El agua se cuela por la estructura de la casa e incluso pueden aparecer goteras que con el paso del tiempo acaban formando manchas negras y moho.
  2. Capilaridad: estas humedades dependen en gran medida del terreno sobre el que está construida la vivienda o los materiales con los que se ha levantado. La capilaridad tiene lugar cuando el agua entra por el subsuelo y poco a poco va ascendiendo, alcanzado las paredes. Causa daños de carácter grave en la estructura, y es algo que suele pasar en casas antiguas que tienen un mal aislamiento o que no han sido construidas con materiales impermeables.
  3. Condensación: y, por último, las humedades que aparecen por condensación cuando el nivel de humedad en el ambiente está por encima del 50%. El aire está cargado de humedad y, cuando entra en contacto con las paredes y las ventanas frías, el vapor del aire se condensa, transformándose en agua. Aparecen manchas en las paredes y también moho y mal olor.

Humedad e instalación eléctrica

La instalación eléctrica es una de las partes más importantes de una vivienda, de forma que cuando el agua hace acto de aparición puede convertirse en un gran problema. Si alcanza el cableado el riesgo de cortocircuito y fallo en la conexión eléctrica es muy alto y, de producirse, se estropearían los aparatos eléctricos. Incluso podría producirse un incendio. Una humedad en el baño podría dañar la totalidad del cableado, y sustituirlo supone un gran desembolso económico.

¿Cómo evitar las humedades en casa?

Teniendo todo esto en cuenta, es conveniente aplicar una serie de consejos para evitar las humedades en casa y que la instalación eléctrica no sufra ningún daño. Es esencial ventilar a diario todas las estancias, tanto en verano como en invierno. Lo mejor es hacerlo a primera hora de la mañana, durante 15 o 20 minutos. Si el baño tiene ventana, es conveniente abrirla después del baño o de la ducha.

Además, es aconsejable no secar la ropa dentro de casa siempre y cuando sea posible ya que las prendas recién salidas de la lavadora tienen mucha humedad. Si no tienes un jardín o una terraza para tender la colada, pon el tendedero en una habitación con un deshumidificador.






Descubre cómo puede mejorar tu tarifa de la luz

Puedes informarte de nuestras ofertas en el 900 303 100 o dejarnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo: